Denuncian retrasos en las pruebas diagnósticas de cáncer

La Asociación de Costuras en la Piel en Apoyo a la Unidad de Investigación (Acepain) ha querido dar visibilidad a los testimonios de cuatro mujeres que están sufriendo en sus propias carnes los retrasos en la realización de pruebas diagnósticas, fundamentalmente mamografías y ecografías de mama, que se vienen produciendo particularmente en los últimos tres meses en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA), lo que dificulta que los especialista de Oncología puedan conocer la evolución de los tumores malignas de las afectadas y por tanto determinar el tratamiento más adecuado en cada caso.

En opinión de las denunciantes la situación es insostenible, porque sólo hay un mamógrafo digital para las mamografías de todas las pacientes con cáncer, hay dos ecógrafos que llevan más de un mes y medio estropeados, lo que impide que las ecografías demandadas a las pacientes por los especialistas, también sufran demoras; el TAC de la Unidad de Radioterapia estropeado desde el verano sigue sin sustituirse, y además también se vienen produciendo retrasos en el análisis de las biopsias de las pacientes oncológicas por parte de Anatomía Patológica. 

Las afectadas aseguran que dependen de estas pruebas diagnósticas para seguir viviendo y que al sufrimiento y miedo que ya tienen por la enfermedad ahora le suman el temor y la incertidumbre de no conocer si se están curando de su cáncer o han sufrido una recaída. Además, insisten en que en la situación en la que se encuentran no es lógico que estén permanentemente presentando quejas en el Servicio de Atención al Paciente para que les adelanten las pruebas.