Manita europea – La Tribuna de Albacete

El FC Barcelona estará en los cuartos de la Champions League después de ganar al Olympique de Lyon (5-1) en el Camp Nou. Una vez más, fue Leo Messi quien pareció decidir el destino de la eliminatoria, convirtiéndose en doble goleador y asistente una vez que el argentino cortó con el suspense del empate 0-0 conseguido en la ida.

Los hombres de Valverde siguen vivos en la máxima competición continental y dejan presente el legado de LaLiga en ella. Coutinho, Piqué, Dembélé y Messi por partida doble aniquilaron a un Lyon que llegó a soñar durante una media hora larga, sumando el tiempo con 0-0 y con 2-1 en el marcador, pero el Barça fue mejor. No apareció Fekir, tampoco Depay, y así fue imposible alargar su andadura europea.
Penalti de Messi a lo Panenka en el primer tiempo, provocado a Luis Suárez, leve pero aprobado en el VAR. Gerard Piqué hizo de las suyas, marcando, y Coutinho aprovechó un regalo de un gran Luis Suárez para ganarse algún que otro aplauso, entre pitos más tímidos, cuando fue sustituido por Dembélé, que marcó y le volvió a ganar la partida al brasileño.
Por su parte, al Lyon no le salió nada, más allá del gol de Tousart en un barullo en el área. Se lesionó el portero Anthony Lopez, que se marchó aturdido y dolido por no poder seguir, aunque ya con su equipo 2-0 abajo. Y también se marchó lesionado Ferland Mendy, así que Bruno Génésio sólo eligió dar entrada a Traoré por Depay en el minuto 73, con 2-1. Solo Fekir, su buque insignia, puso en aprietos a Ter Stegen con un trallazo que se marchó fuera por poco. También probó suerte un casi desaparecido Memphis Depay, lejos del nivel que se le espera y exige en Lyon. Aún así, el pánico estuvo cerca hasta que Leo Messi volvió a pensar en esta “copa tan linda” que prometió en el Gamper. Ya no hay galos en Europa.

 

La otra eliminatoria. El Liverpool ha sido el último en clasificarse para los cuartos de final de la Liga de Campeones tras imponerse al Bayern Múnich (1-3) en un partido redondo para los ‘reds’, actuales subcampeones de Europa, gracias a los goles de Mané, que firmó un doblete, y del central holandés Van Dijk, que marcó de cabeza en un córner. Los hombres de Klopp certifican el buen momento del fútbol inglés en Europa, consiguiendo que los cuatro equipos que empezaron en la fase de grupos (Liverpool, Manchester City, Tottenham y Manchester United) continúen aún en el torneo.