Miércoles, 12 Diciembre 2018
Noticias relacionadas con: Pujol
Oriol Pujol pide sustituir su ingreso en prisión por trabajos sociales

10.12.2018 13:03   0 Personas Leyendo  0 Comentarios
Archivado en: Audiencia, Pujol, Jorge
De: https:


Oriol Pujol, exdiputado de CiU e hijo del expresidente catalán Jordi Pujol, ha pedido este lunes a la juez que instruye el caso ITV que sustituya su ingreso en prisión para cumplir los dos años y medio a los que fue condenado por el caso ITV por trabajos sociales en beneficio a la comunidad, al argumentar que ha reconocido los hechos y ha reparado el daño. Así lo ha sostenido el propio Pujol en una vista celebrada durante apenas media hora ante la sección veinte de la Audiencia de Barcelona, que decidirá en los próximos días si acuerda o no su ingreso en prisión o acepta sustituirle esta pena por trabajos sociales en beneficio a la comunidad. Leer más »

Oriol Pujol pide a la juez sustituir su pena de cárcel por las ITV por trabajo social

10.12.2018 11:21   2 Personas Leyendo  0 Comentarios
Archivado en: Audiencia, Barcelona, Pujol
De: https:


El exdiputado de CiU en el Parlament Oriol Pujol ha pedido a la magistrada de la Sección 20 de la Audiencia de Barcelona sustituir su pena de dos años y medio de cárcel por el caso ITV por una pena de trabajos en beneficio de la comunidad, y ha reiterado su arrepentimiento por los hechos. Leer más »

La juez cita a Oriol Pujol para decidir si ordena su encarcelamiento inmediato por corrupción

04.12.2018 13:03   0 Personas Leyendo  0 Comentarios
De: https:


La Audiencia de Barcelona ha citado para el próximo lunes al exlíder convergente Oriol Pujol para decidir si ordena su ingreso inmediato impresión por el caso de las ITV, después de que así lo haya solicitado la Fiscalía. A la vista del lunes, a puerta cerrada, están convocados el propio Oriol Pujol, su abogado y el fiscal, quien había solicitado rechazar la petición del político de suspender su entrada en prisión. El único hijo del «expresident» que se dedicó a la política fue condenado recientemente a dos años y medio de cárcel por el caso de las ITV. Fue una sentencia de conformidad, en la que Oriol Pujol reconoció haber usado su influencia política para cobrar comisiones y usar su influencia para favorecer a amigos empresarios del sector. Tras la sentencia, con la que Pujol evitó someterse a juicio, su defensa pidió suspender su entrada en prisión. Echó mano de una reciente reforma del Código Penal que establece que, de forma excepcional, se podría suspender su entrada si por cada uno de los delitos por los que alguien es condenado no supera los dos años de cárcel. Este es caso de Pujol, condenado por tráfico de influencias, falsificación documental y cohecho. Pero la respuesta de la fiscal a esta petición fue contundente: «La corrupción es una lacra de la sociedad. En casos como el que ahora nos ocupa es cuando más necesaria es la ejecución de la pena de prisión». Para esta «suspensión excepcional» debe valorarse las circunstancias personales del encausado, su conducta y su esfuerzo para reparar el daño. Y es aquí donde la fiscal Teresa Duerto echaba por tierra todos los argumentos de Pujol. Alegaba el político que tiene tres hijos –de 21, 20 y 17 años– en edad escolar; que paga una hipoteca y los gastos sanitarios de la familia. También aseguraba que intenta «rehacer su vida» trabajando como agente comercial. Por eso, según él, la cárcel «perjudicaría gravemente» a un entorno familiar y laboral «en plena recomposición». Pero la fiscal le respondía que sus circunstancias son más favorables que la de la media de los ciudadanos. Su mujer, condenada también por las ITV –pero sobre la que se acordó sustituir la prisión por una multa–, puede hacerse cargo de estos gastos. Y le recordaba que en España existe una «sanidad pública» a la que él y su familia tienen derecho. La fiscal tampoco pasa por alto la fortuna del clan Pujol-Ferrusola: «Es de dominio público que no se trata de una familia con escasos recursos». El lunes, la magistrada de ls Sección 20 de la Audiencia de Barcelona escuchará a las partes para decidir si ordena su encarcelamiento inmediato. También el lunes está citado con la misma finalidad Sergi Alsina, empresario amigo del expolítico convergente. Leer más »

El bucle del agravio

02.12.2018 13:03   1 Personas Leyendo  0 Comentarios
De: https:


Estos días de agitación callejera son más una continuación del «procés» que un punto de inflexión. Cataluña continúa instalada en el bucle del agravio, a la espera de una solución mágica, en la frivolidad extrema de pretender una libertad ajena a cualquier responsabilidad. Como en la erupción de una adolescencia violenta, insegura y con granos, más de dos millones de catalanes entienden que algo salió mal pero se niegan a aceptar su fracaso. El «procés» continúa banalizándolo todo en su trituradora de agitación y propaganda. La presunta huelga de hambre que ayer iniciaron Jordi Turull y Jordi Sánchez en Lledoners es para quince días. ¡Quince días! Esto no es una huelga, es una dieta. Yo hice un ayuno de dos semanas en la clínica Buchinger de Marbella y no sólo no me quejé de nada sino que me cobraron 3.000 euros. La enfermera Antonia, fräulein Antonia, venía a mi habitación sobre las cuatro de la tarde y me aplicaba un interminable edema para asegurarse de que no quedaban restos de comida en mi organismo. ¿Contra quién es la huelga de estos días? Contra la Generalitat, contra España, contra el mundo. Contra fräulein Antonia y sus lavativas. Barcelona sigue siendo una de las ciudades donde mejor se vive del mundo, por eso las protestas duran hasta la hora del aperitivo y los que declaran la independencia la primera medida que toman es irse de fin de semana. Los médicos se quejan de que tienen poco tiempo para atender a sus pacientes pero no dicen que por un resfriado o por un dolor de cabeza no hace falta ir al médico. La gente se queja de los impuestos y luego quiere cada vez más servicios públicos y tener que esperar menos. Es la libertad sin responsabilidad, sin la responsabilidad de entender que tanto la sanidad como la enseñanza sólo podrán funcionar con algún grado de concertación. ¿Gestiona mal, la Generalitat? Es más exacto decirlo al modo Xosé Manuel, profesor auxiliar en los Jesuitas, gallego y que lleva 20 años viviendo en Barcelona. «Yo a Pujol le respetaba, aunque nunca he sido nacionalista. Pero siempre tuve la sensación de que trabajaba para mí. Estos llevan desde 2012 sin gobernar. No es que lo hagan mal, sino que simplemente no hacen su trabajo». Lo mismo sucede en Barcelona: Ada Colau es una calamidad y Convergència, en lugar de buscar un candidato sólido, que conozca la ciudad y que sepa cómo volverla a poner en la senda adecuada, deja que Puigdemont juegue a poner un candidato simbólico, aunque no tenga la menor idea de los grandes asuntos barceloneses, y sólo busque mantener viva su llama en el destierro. Periodistas, cómicos y presidiaros han sido algunos de los tentados. ¿Contra quién son estas protestas? La Generalitat tiene transferidas todas las competencias en Sanidad y Educación, y desde hace un año sabemos todos que «els bombers seran sempre vostres». Con estas mangueras, quién grita fuego. Es cierto que voces habitualmente claudicantes con el procesismo, cuando no sus agitadores, como Pilar Rahola o Francesc Marc Álvaro, ambos columnistas de La Vanguardia, han esbozado alguna crítica al Govern. Rahola ha dicho echar de menos «una voz presidencial que dé una respuesta sólida y clara a una situación tan delicada». Álvaro ha escrito que con tanta república invisible algunos se han olvidado de que tienen una autonomía que gestionar. Pero son leves y escasas gotas en un mar de fondo que sigue siendo el del victimismo y el de culpar de todo a España. Los más resentidos se quejan de los recortes como si todavía gobernara Artur Mas con el apoyo externo de Alicia Sánchez-Camacho. «Those were the days». Los más «indepes» tiran de recetario: estas son las consecuencias del 155 y en cualquier caso, España nos roba. Y otra vez vuelta empezar en una sociedad que se ha acostumbrado a quejarse por todo, a intentar tomar el Parlament como si fuera la última prueba de una gincana. Sería más hermoso si tales «happenings» tuvieran algún contenido político, ni que sólo fuera simbólico, pero es puro folclore, el folclore al que se ha acostumbrado un pueblo que se ha quedado sin ideas, que no quiere reconocer lo que se ha equivocado, ni que pese a todo sigue viviendo muy bien, ni que no está dispuesto a pagar el precio como el año pasado quedó demostrado, y por eso las manifestaciones tienen mucho de adolescente que no soporta a su padre pero tanto fulgor callejero se acaba a la hora de cenar y están llenos los restaurantes. Todo decae, todo se degrada, agotadora conversación sobre el mismo tema, la vieja ensoñación se resiste a morir y dos millones de catalanes, con más orgullo que dignidad, están tan persuadidos de que lo que hoy tienen siempre lo tendrán, que en lugar de protegerlo, cuidarlo y hacerlo crecer, se dedican a destriparlo en nombre de no se sabe exactamente qué, ni ellos lo saben, y que llevan seis años diciendo que está a la vuelta de la esquina y nunca acaba de llegar. Leer más »

«Pino mandaba en el Ministerio del Interior»

02.12.2018 13:03   1 Personas Leyendo  0 Comentarios
De: https:


«¿Qué haría usted por España?», preguntó el diputado de ERC Gabriel Rufián a Eugenio Pino, ex director adjunto de la Policía, en la comisión de investigación en el Congreso sobre una «policía política». «Todo», respondió el mando policial con un cierto orgullo. Al insistir Rufián sobre ese todo, el comisario jubilado guardó silencio. Ocurrió hace un año y más de un responsable del Ministerio del Interior se echó a temblar al escuchar a quien se autodefinió como «un patriota», e imaginar la que se avecinaba. «Es un patriota en el sentido más desequilibrado del término», asegura un testigo privilegiado de la época de Jorge Fernández Díaz al frente de Interior. «Se ganó la confianza del ministro y despachaba con él directamente; no una, muchas veces. La percepción era que Pino mandaba en el Ministerio», explica la misma fuente. «Supo ganarse la confianza de Fernández Díaz y a partir de ese momento actuó por su cuenta. No pedía permiso para hacer las cosas ni tampoco se le pedían cuentas sobre sus procedimientos. Simplemente, se suponía que iba a actuar dentro de la ley», añade. El entorno de Fernández Díaz niega esa estrecha relación, pero lo acreditan los testigos a los que recibía el número 2 de la Policía en su despacho de la calle Miguel Ángel con inquietante frecuencia. El entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, asegura que Pino sí informaba a Ignacio Cosidó (director general de la Policía) siguiendo la cadena de mando, aunque «había cuestiones operativas de las que quizá no informaba». Dinamitada Pese a sus palabras, en la calle Miguel Ángel era «vox pópuli» que la cadena de mando estaba dinamitada. Es más; todo aquel que tuviera un mínimo de información sobre lo que ocurría en la Dirección General sabía que el director Adjunto Operativo solo informaba a su director de los «asuntos ordinarios»; es decir, de los que se ocupaban las estructuras «formales» de la Policía. El resto quedaba fuera de su control, en parte por decisión propia –siempre se dijo que a Cosidó le repelían ciertos tejemanes del ministerio–, y en parte porque tampoco se contaba con él para esos menesteres. Dieciséis meses después, el patriota Pino está procesado por el pendrive de origen ilícito aportado a la causa de los Pujol y Anticorrupción ha pedido también su imputación en la operación Tándem por la que el excomisario José Manuel Villarejo lleva un año en prisión. En concreto, en una pieza separada en la que se quiere averiguar si alguien ordenó desde Interior desviar fondos reservados para neutralizar a Luis Bárcenas, en la llamada «operación Kitchen». El Gobierno anunció el viernes que va a aportar al juez Diego de Egea toda la documentación de que disponga sobre este asunto. Por si fuera poco, otro juez, el que investiga la caja B del PP ha requerido a la Secretaría de Estado de Seguridad que le proporcione toda la información del operativo. La Policía A y la Policía B vuelven a aparecer; «dos estructuras paralelas», en palabras de varios de los mandos con importantes responsabilidades en esa etapa que tampoco quisieron entrar –o no fueron invitados a ello– en ese juego peligroso. Una era la oficial, la que funciona como un Cuerpo de Seguridad; la otra, la que lo hacía como un club de amiguetes o, en palabras de Anticorrupción, como un «consorcio criminal». Al menos alguno de ellos. Como ya ocurrió con la llamada «policía patriótica» o policía B, nadie asume las órdenes controvertidas o tal vez –eso se indaga– ilegales, por las que se preguntará a Eugencio Pino. Eso si antes no salen a relucir más nombres y hechos gracias a los ya famosos audios del comisario Villarejo. Nunca en la historia de la Policía se había dado una situación como la actual con comisarios de máximo rango imputados o encarcelados y apuntando hacia arriba. A Cosidó le sugieren ahora que respalde la «versión oficial», a pesar de no haber jugado papel alguno en lo que allí se cocía. Su «pecado» puede ser el de no haber dimitido por el «ninguneo» con el que era obsequiado, incluso por alguno de sus subordinados, además de Pino. Pero quien conoce un poco cómo se actuaba en Interior sabe que nada decidió, nada ordenó y que de nada fue informado. Esa «versión oficial» sostiene que no hubo ninguna orden de Interior a Pino, ni de éste a Villarejo o a Enrique García Castaño, «el Gordo», para captar al chófer del extesorero del PP y apoderarse de documentación comprometida. Veremos. Esas dos policías han estado conviviendo durante años. Villarejo ha focalizado las prácticas más oscuras, pero no es el único. Un antiguo responsable policial del PP aseguró a Fernández Díaz, nada más llegar éste al Ministerio, que ese mando tenía empresas autorizadas por Interior y que no había problema. Eso asegura el entorno del exministro para justificar que defendiera al comisario tras publicarse su millonario patrimonio. Probablemente, si pudiera ahora no lo apoyaría. «Teledirigida» El ministro ordenó a Cosidó que abriera una investigación reservada para averiguar si las actividades de Villarejo eran compatibles con ser policía. «Estaba teledirigida», admiten ahora en la Policía, algo que entonces negaron uno tras otro todos los responsables de Interior. Ni la podía hacer un inspector jefe, como ocurrió, (Fuentes Gago, avalista de Pino ante Cosidó por su vinculación al sindicato SPP) ni se sometió a la ley de compatibilidad.. Poco después, se inició en la Comisaría General de Policía Judicial otra investigación sobre el patrimonio del comisario, que asumió y completó Asuntos Internos y fue remitida a Anticorrupción. Desde ahí se envió a la Fiscalía de Madrid y también se quedó en un cajón. La «herencia recibida» también incluía a García Castaño, «el Gordo», imputado en Tándem como colíder. Cosidó sugirió al llegar al cargo su salida de la Comisaría General de Información. En el PP no se fiaban de él después de que dejara al exdirector de la Policía Agustín Díaz de Mera a los pies de los caballos en el juicio del 11-M. «Se le mantuvo para tenerlo controlado», justifica el entorno del hoy senador; «entonces no había acusaciones concretas contra él, y relevarlo era arbitrario», matizan fuentes policiales. El caso es que no se hizo y ahora se ven los resultados. Leer más »

Noticias Antiguas »
Hoy te recomendamos...

Copyright © 2008 - 2018 Noticias de Albacete - Periodico noticias ultima hora Albacete y provincia  - Todos los derechos reservados.